Crucero Costa Diadema. Ruta del Mediterráneo

Crucero Costa Diadema - Costa Cruceros
Crucero Costa Diadema - Costa Cruceros

Día de Embarque en el crucero Costa Diadema.

Hoy hablaremos sobre la experiencia de nuestro primer día en el crucero Costa Diadema. Nuestro embarque lo realizamos en Barcelona.

Este crucero lo realizamos en pareja con mi mujer y nuestra pequeña niña de 5 años. Un total de 8 días y 7 noches de crucero, historias y experiencias que han de quedar gravadas para siempre en la memoria de la familia.

Pero para que puedan entender el por qué, este buque Diadema de la compañía Costa Cruceros nos ha marcado para siempre, queremos contarles la experiencia desde el minuto uno.

Día Lunes. Embarque desde Barcelona en el Crucero Costa Diadema.

Nuestro primer día, comienza a las 6 de la mañana, preparando todo para partir desde Málaga a Barcelona, donde tenemos previsto embarcarnos en el Costa Diadema, para terminar nuestras vacaciones.

Sobre las 07:30 de la mañana, partimos hacia el Renfe de Málaga a tomar el AVE con destino Barcelona que salía a las 08:30.

Ave Málaga – Barcelona. Para embarcar en el Costa Diadema.

Cómo aún teníamos que entregar nuestro coche de alquiler, habíamos previsto contratar el servicio de entrega con la empresa Libra rent a car, con lo cual a las 07:20 ya estaban esperándonos en la puerta de nuestro hotel para llevarnos al Renfe de Málaga desde Fuengirola

Llegada a Barcelona.

A las 14:30 ya estábamos en Barcelona Sants, donde nos dispusimos a tomar un taxi hasta el puerto a tan solo 1,5 Km. La hora de embarque estaba prevista para las 16 Hs. con lo cual teníamos tiempo de sobra.

El taxi desde la estación del Ave hasta el puerto nos costo unos 15€ y muy a pesar de todo lo que se habla sobre el idioma en Barcelona, tenemos que reconocer que el taxista en todo momento se dirigió a nosotros en perfecto Español y fue sumamente amable y servicial en su trabajo.

Hora de embarcar y nuestro primer contacto con el crucero Costa Diadema.

Costa Diadema. Nuestro primer contacto con el Buque de la Compañía Costa Cruceros.

Mucho podemos hablar sobre las características del Costa Diadema y prometo que descubriremos casi todas ellas a lo largo de estos 8 días.

Pero a pesar de su capacidad para 4947 pasajeros, con 1253 tripulantes y sus 306 metros de longitud, que ya de por si los números impresionan, mucho más aún es verse frente a semejante buque de 14 plantas. Esta sola experiencia ya valía el día.

El embarque se realizó muy rápido. Al llegar al puerto, unas 2000 personas embarcaron ese día sumándose a las casi 3000 que ya se encontraban en el barco.

Tras el primer trámite de mostrar pasajes, documentos y entregar las maletas, ya que el personal del Costa Diadema se encarga de llevar las mismas hasta el camarote asignado, toca registrarse (te realizan una foto en el momento que se asigna a una tarjeta magnética que has de utilizar en todo lo que hagas dentro del Costa Diadema) y pasar el primer control de seguridad.

Control de seguridad para subir al Costa Diadema.

Para aquellos que están familiarizados con los viajes, no les sorprenderá tener que pasar controles de seguridad y en este caso la Compañía Costa Cruceros se toma el mismo muy en serio.

Los controles de seguridad del barco es algo que te queda grabado del viaje, ya que en 8 días son por lo menos entre 10 y 15 controles los que hay que pasar, teninedo en cuenta también los grandes sitios que visitemos, como El Vaticano, Coliseo o cada una de las subidas al barco.

Como recomendación, podemos decir que eviten todo tipo de metales a la hora de embarcar, sobre todo para no perder tiempo en la cola de los controles de seguridad.

Tener a mano una pequeña bolsa donde colocar teléfonos, relojes, monedas, mecheros, llaves o cinturones, les puede ahorrar más de unos cuantos minutos de estrés. Recuerden que estamos de vacaciones y el estrés no está en nuestra lista.

Incluso cuando bajemos del barco en las diferentes ciudades, tener mucha atención con los regalos o recuerdos que se compran, ya que luego habrá que subir al barco y muchos de los recuerdos pueden quedarse en el puerto por no permitirse su ingreso al buque.

Como ejemplo, puedo citar nuestra bajada en Palermo (Italia), donde las armas de juguete o las navajas con motivos de la Mafia Siciliana, son regalos muy ofrecidos en la ciudad y muy comprados por los turistas.

Como comprenderán, hemos visto a niños no poder subir su pistola casi real de juguete al Barco o otros turistas dejando sus navajas de adorno recién compradas para regalar, quedando todos estos detalles en el puerto, sin pasar el control de seguridad.

Por este motivo, siempre que vallan a comprar algún detalle de recuerdo típico de una ciudad visitada, pensar si ese objeto va a pasar los controles de seguridad. Hay que utilizar el sentido común.

Tomando como ejemplo el arma de juguete que llevaba el niño, es evidente que no le iba a hacer daño a nadie, pero su aspecto casi real de la misma, podría ocasionar una situación de confusión y caos en algún que otro momento dentro del barco y desatado el mismo quien sabe lo que puede ocurrir.

El Costa Diadema por dentro

Por fin estamos dentro del crucero. Nuestra primera impresión fue que nos habíamos equivocado de barco. Pensábamos hacer simplemente un Crucero por el Mediterráneo, pero estábamos subiendo a una pequeña ciudad de lujo flotante.

Crucero Costa Diadema. Imagen desde ascensores exteriores.

El Costa Diadema es un Crucero de Lujo al alcance de una familia de clase media. Todo lo que necesites, seguramente lo encontrarás dentro del Diadema.

Desde el primer momento quedamos encantados con esa tercera planta que fue por donde entramos, música en vivo, la barra de un bar trabajando a pleno con los turistas a bordo, ascensores de lujo subiendo y bajando en un ambiente de fiesta, glamour y felicidad.

Primeras imágenes del Crucero Costa Diadema

El Camarote del Costa Diadema

Ya dentro del barco y atónitos ante la belleza y lujos del Diadema en nuestro primer contacto, procedimos a dirigirnos hacia la planta 8 donde se encontraba nuestro camarote.

El camarote de un crucero es un aspecto fundamental, ya que en el pasaremos toda una semana y hay detalles a tener en cuenta.

En nuestro caso, el camarote era de la clase «exterior con balcón«. No tenemos ninguna duda que fue la mejor elección que pudimos hacer para disfrutar a pleno de nuestro crucero.

Vista al mar desde el camarote del Costa Diadema.

Hacer un crucero por el Mar Mediterráneo y disfrutar de las vistas desde la cama de tu camarote, con total privacidad, es algo que no tiene precio.

Un amplio ventanal y puerta de vidrio, permiten la entrada de la luz hacia el camarote, de la misma manera que nos regala postales increíbles de la belleza del Mediterráneo y de lo pequeños que somos frente a la naturaleza.

Balcón exterior en el camarote del Costa Diadema.

Un capítulo aparte merece el balcón exterior del crucero. Ya sea por comodidad para aquellos que son fumadores o por la maravillosa experiencia de sentir por las noches la brisa del mar entrando directamente hasta la cama, es sin dudas un placer indescriptible.

El balcón es todo lo amplio que se necesita. Dos sillas del tipo tumbonas con una pequeña mesa entre ambas hacen que las mañanas sean maravillosas.

Despertar y salir al balcón del camarote a contemplar el mar, su aire o disfrutar de la cálida bienvenida de las Gaviotas en cada puerto es otra de las tantas experiencias extras que regala este tipo de camarotes.

La bienvenida de las Gaviotas desde el camarote del Costa Diadema.

Para aquellos que son fumadores, el Barco dispone de ceniceros fijos amurados a barandillas o paredes del balcón. Hay que tener en cuenta que es extremadamente peligroso tirar una colilla o cigarrillo encendido por la borda, ya que el viento puede regresarlo al barco y provocar un incendio.

Simulacro de emergencia en el Crucero Costa Diadema.

Una de las primeras cosas que nos llamó la atención es que sobre las 5 de la tarde, a tan solo 1 hora de haber embarcado, ya estábamos haciendo un simulacro de evacuación en caso de emergencia.

Por otra parte la misma información importante sobre el mismo simulacro, se visualizaba en la pantalla de la tv instalada en el camarote. Pero sobre todo este tema, creo que vale la pena que hable en otro artículo, más adelante.

Distribución del camarote en el crucero.

Al entrar al crucero, a nuestra mano derecha teníamos el baño, con una ducha aceptable en tamaño, su water, lavado, un amplio espejo y bien iluminado.

Algo que nos llamó la atención del baño, es una pequeña cuerda retráctil que estaba situada sobre el plato de ducha, para usarla como tendedero. Sin duda que una buena forma de aprovechar el espacio.

En líneas generales tenemos que decir que el baño cumplía todas las expectativas, incluso la de disponer de un secador de pelo.

Armarios en el camarote del Costa Diadema

Un gran armario de tres puertas se situaba a la derecha de la puerta de entrada, donde ampliamente pudimos acomodar la mayor parte de la ropa que llevábamos en 2 valijas.

Dentro de uno de los armarios, se situaba la caja fuerte. Sin dudas algo muy conveniente para los usuarios que llevan pertenencias de valor.

Las camas del camarote para 3 personas en el crucero Costa Diadema.

La cama de la niña, era un sofá cama con el refuerzo de un colchón de una plaza, con lo cual el tamaño era lo suficientemente cómoda para ella, de la misma forma que lo sería para cualquier adulto.

En cuanto a la cama doble, era sin dudas muy grande, quizás de las más grandes en las que me haya tocado dormir. Por fin encontré una cama que no me quedaban los pies fuera de ella, ya que con mi metro noventa, casi siempre tengo problemas con las camas de hoteles en ese aspecto.

TV en el camarote del crucero.

Un plasma de 32″ colgaba de la pared frente a las camas. La misma disponía de más de 100 canales en todo momento, en su gran mayoría Italianos, pero también canales de otros países como España, Francia, Reino Unido, China o Árabes.

En la TV se podía visualizar también, toda la información sobre el crucero, sus tiendas o todas las actividades que se realizarían en el día dentro del Costa Diadema. Algo muy útil para no perderse eventos dentro del Barco, sobre todo para los niños.

Uno de los canales estaba destinado a repetir en diferido las grabaciones de los grandes eventos acontecidos el día anterior dentro del crucero. Con lo cual mucha de las actuaciones en el maravilloso teatro del Costa Diadema, podías volver a vivirlas tranquilo en la habitación.

Como muchas de las actuaciones o eventos hacen partícipe a los propios pasajeros, es una gran oportunidad para verse en la TV con una producción profesional, sin nada que envidiarle a las grandes cadenas de TV.

Pero en otro artículo hablare sobre dichos eventos, tales como «La Voz the Sea» o muchos otros.

Nevera tipo bar dentro del camarote del crucero.

No hay dudas que disponer de una nevera en el camarote es otra gran ventaja. Pero hay que tener cuidado con el uso o consumo de las bebidas que se encuentran en ella, ya que el costo es muy elevado.

Aunque hayas comprado tu pasaje con el ticket de bebidas incluido, el mismo no cubre el servicio de habitaciones, por lo cual te recomendamos beber todo lo que quieras dentro del barco, pero que no toques las bebidas de la nevera del camarote si no quieres tener una sorpresa con sus precios.

Un ejemplo de ellos fueron los 3,50 € que termine pagando por una lata de Pepsi, ya que una de las noches me desperté con sed y ni me lo pensé.

Conclusiones sobre el camarote del Crucero Costa Diadema.

En resumidas cuentas, la experiencia del camarote fue estupenda. Un sitio ideal para pasar esos 8 días y 7 noches que duraba el crucero por el Mediterráneo.

El servicio de habitaciones funcionaba a diario perfectamente, encontrando todos los días la habitación limpia y las camas hechas. Algo que puede parecer obvio, pero créanme que no lo es tanto y al comprobar que en el crucero funciona, es de agradecer.

Más del primer día en el crucero.

El día se nos estaba haciendo largo, sobre todo por la hora en la que lo empezamos. Luego del simulacro y de haber inspeccionado el camarote y visto apenas algunas cosas, tocaba darle el gusto a la niña, que lo primero que pidió, fue ponerse el bañador para disfrutar de la piscina interior del Costa Diadema.

Piscina interior del Costa Diadema

Pues allí estaba la niña, más feliz que nadie disfrutando de su primer baño en la piscina del crucero. Algo que cuando compramos el crucero, no contábamos, ya que no sabíamos de la existencia de la piscina interior y por si fuera poco estábamos en Invierno.

Piscina interior del Costa Diadema en la planta 10

Piscina interior del Costa Diadema en la planta 10

Pero eso poco le importó a la niña, aparte la temperatura dentro del barco era sumamente agradable y el agua de la piscina, por si fuera poco estaba templada.

Merienda cena dentro del crucero.

Mientras la niña jugaba en la piscina, mi señora y yo disfrutábamos de una merienda como Dios manda dentro del crucero.

Merienda que parecía cena ya por la hora, pero también porque era al estilo bufete libre y una gran variedad de comida y postres para elegir, aunque nosotros nos fuimos directo a lo que llena, pues apenas habíamos comido.

Nuestra primer merienda.

No se si fue buena elección, sobre todo teniendo en cuenta que nuestro restaurante asignado, nos habían puesto en el turno de las 21 Hs. y ya eran casi las 20 Hs.

Ludoteca del crucero Costa Diadema.

Un capítulo aparte merece la ludoteca y el personal que cuida los niños de forma maravillosa. Por esto creemos que merecen un apartado especial.

Pero nuestra niña, acostumbrada a las ludotecas desde pequeñita, al salir de la piscina y sabiendo que en el barco había ludoteca en la planta 11, no dudo en pedir ir a ella.

Fue así que hicimos que cenara en el mismo momento que nosotros estábamos merendando y mientras la niña estaba en la ludoteca, nosotros aprovechamos para ir a cenar solos al restaurante.

Nuestra primer cena en el Crucero Costa Diadema

Habiendo encontrado nuestro restaurante en el crucero, tarea que nos llevó un buen rato ya que son varios restaurantes y de diferentes clases los que hay en el barco y la empresa Costa Cruceros para facilitar la organización, asigna a cada pasajero un restaurante y una mesa donde ir a cenar.

Es así que todas las noches teníamos nuestra mesa reservada para 3 personas en el mismo restaurante y la misma mesa durante las 7 noches.

Hablaremos también de forma amplia sobre el buen servicio que brindan en los diferentes restaurantes del Costa Diadema en otro artículo, solamente decir que está todo casi que sincronizado y en 1 Hora y 30 Minutos todos los días, nos servían el entrante, primer plato, segundo plato y postre. Realmente Maravillados.

Cena en el Crucero Costa Diadema.

Final del primer día de crucero en el Costa Diadema.

Habiendo cenado sobre lo merendado y con el cansancio del viaje y haber madrugado, eran casi las 11 de la noche cuando fuimos a recoger la niña a la ludoteca.

Ella también estaba super cansada, con lo cual la mejor decisión fue irnos a disfrutar de la cama del camarote y descansar hasta mañana que nos tocaba disfrutar de Mallorca.

Este fue nuestro primer día, resumido en algo más de 2600 palabras. Estoy seguro de haberme olvidado de muchas cosas pero se que las iré recordando en los siguientes 7 días de crucero que restan por contar.

Iremos descubriendo el Costa Diadema y estoy seguro, que querrán estar disfrutando de este maravilloso crucero cuanto antes.

Facebook Comments